miércoles, 3 de abril de 2013

Iglesia Parroquial - Villaconancio

Viniendo de Palencia y muy cerca de Cevico Navero un desvío a la derecha nos conduce a Villaconancio.

De la planta primitiva del siglo XII sólo se conservan dos de los tres ábsides que debió tener siguiendo la pauta de los templos románicos. Estos ábsides permiten suponer que nos encontramos ante un templo que debió tener un buen porte monumental.

El ábside mayor se apoya en un banco de sillería y está dividido en cinco calles por medio de cuatro pilastras cuadradas con columnillas en las aristas que acaban en una imposta que recorre todo el muro y que a su vez sirve de base a cuatro columnas cortas con basa completa y los capiteles a la altura de los canecillos de la techumbre. Estos dan lugar auna arquería de arcos lombardos que sostienen el alero. Las cinco ventanas ocupan los espacios delimitados por las citadas pilastras y que responden a un esquema muy especial. Las rodean arquivoltas de tres boceles de los que, los dos interiores descienden hasta el alféizar de la ventana respectiva y el exterior se prolonga hasta la base de las pilastras.

El ábside de menor tamaño se apoya en un banco semejante al anterior. Lo dividen cuatro columnas que descienden desde una arquería también de tipo lombardo y de tamaño doble que la anterior y rematada en capiteles vegetales o ménsulas. Bajo el alero y por encima de esta arquería hay algunos canecillos con adornos vegetales o geométricos. En este ábside se abre únicamente una sencilla aspillera.

En el interior los ábsides se cubren con bóvedas de cuarto de esfera que descansan sobre una imposta y pilares que se corresponden con los del exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario